Sexo anal lesbico

Es hoy o nunca. Ella se paró y se quitó la minifalda y la bombacha. Se fue metiendo el dedo medio y luego lo sacó y fue directo al clítoris. Quería verla bien de cerca. Tomó el frasco de crema y tomó un poco con sus dedos y se metió la mano por entre las piernas, lubricando su ano. Después lubricó el consolador y se levantó un poco, llevó el consolador hasta la entrada de su ano y lo acomodó durante unos segundos.

Follada lésbica con anal: le hace el remolino con la lengua en el coño

Luego se sentó sobre el consolador con un suave movimiento, metiéndoselo hasta el fondo. Luego de otro suspiro o gemido , lo prendió. Yo podía escuchar el suave ronroneo del motor dentro de sus entrañas. Realmente ver a mi amiguita en pleno clímax sexual me calentó increíblemente. Vicky estaba con los ojos cerrados y totalmente compenetrada con su propio placer así que aproveché y me bajé el short y la tanguita que tenía puesta que ya estaba toda mojada , para poder acariciarme igual que ella. Quería tener mi orgasmo junto a ella.

Vicky se paró y se sacó la camisa blanca y el corpiño de encaje.

Me excitó ver sus hermosos pechos con sus pezones bien duritos. A su vez yo me saqué la camiseta y el corpiño y me recosté de espaldas, abriendo mis piernas. Vicky se arrodilló entre mis piernas y comenzó a acariciar la parte interna de mis muslos.

Lesbianas Anal

Yo temblaba con cada roce de sus suaves manos. Tomó el consolador y me lo empezó a pasar arriba y abajo por mis labios, introduciendo apenas la punta dentro de mí, en el momento en que lo encendió. Pude sentir el vibrante cosquilleo por toda mi conchita, que seguía derramando sus jugos. Despacio subió el vibrador hasta que su punta se encontraba justo sobre mi clítoris lo que me volvía loca de placer. Ahí sentí como me introducía dos dedos dentro y acariciaba mis paredes vaginales. Después deslizó un dedo hasta la entrada de mi ano y lo masajeó con movimientos circulares, introduciéndolo lentamente dentro de mí.

Yo sentía como se estiraba mi pequeño orificio. Vicky me puso un poco de crema en la cola y me empezó a masajear con el consolador, que empezaba a abrirse paso dentro de mi culo.